Trastorno por déficit de atención e hiperactividad · TDHA

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) es una alteración neurobiológica que afecta al funcionamiento del cerebro, caracterizada por las dificultades de concentración, control de impulsos y regulación de la actividad. Se trata de uno de los trastornos más frecuentes del neurodesarrollo en la infancia y puede durar hasta la edad adulta. El TDAH puede afectar al rendimiento académico, a las relaciones sociales y a la autoestima de las personas.

Las personas con TDAH pueden tener muchas dificultades en el ámbito académico, laboral y social, pero también pueden tener algunas ventajas que les ayudan a ser personas con éxito. Algunas de estas capacidades son: tener una mente muy activa que les permite generar ideas innovadoras y originales para sus proyectos; manejar varias tareas a la vez; tomar decisiones audaces y arriesgadas afrontando retos; altísimo nivel energético que les permite trabajar duro y con pasión; la hiperactividad puede ser un motor para la acción y la productividad; y además han tenido que superar muchas dificultades y obstáculos en la vida, lo que les ha llevado a desarrollar una gran capacidad de resiliencia y perseverancia, encontrando soluciones y alternativas ante la adversidad.

Muchas personalidades han reconocido tener TDAH y han destacado en ámbitos tan diversos como el deporte, el arte, la literatura, la ciencia o los negocios. Entre ellos se encuentran la gimnasta y campeona olímpica Simone Biles, el actor canadiense Ryan Gosling; el actor y director estadounidense Sylvester Stallone; el jugador de baloncesto más famoso de todos los tiempos Michael Jordan; el nadador olímpico más laureado con 28 medallas Michael Phelps; el velocista jamaicano Usain Bolt; el fundador de Microsoft y uno de los hombres más ricos del mundo, Bill Gates; el fundador de Ikea Ingvar Kamprad; el prestigioso creador de películas y personajes de animación Walt Disney; la exitosa escritora inglesa de género policial Agatha Christie; y el psiquiatra Luis Rojas Marcos. Por supuesto, también hay que tener en cuenta las limitaciones o dificultades que puede acarrear el TDAH, como la falta de atención, la impulsividad, la desorganización o la baja autoestima. Por ello, es importante que las personas con TDAH reciban el apoyo adecuado para impulsar sus fortalezas y compensar sus debilidades.

El doctor Rojas Marcos, psiquiatra y catedrático, ha reconocido públicamente que en su infancia y adolescencia tuvo TDAH cuando este trastorno no se diagnosticaba y trataba correctamente. En diversas entrevistas y conferencias ha compartido su experiencia personal y ha aportado algunas claves para superar las dificultades:

  •  "A mí al principio me afectó negativamente. Con 12 o 13 años lo abandoné todo, excepto las tres marías: la educación física, la religión y la formación del espíritu nacional. Mis padres estaban muy preocupados por si podría estudiar un oficio... Al final salí adelante gracias a las personas que me ayudaron"
  •  "... además, conseguí utilizar mi exceso de energía, que corresponde al TDAH, en otras actividades como tocar en un grupo de música. Luego me ha ido muy bien, pero siempre con ayuda y esfuerzo"