Área de apoyo específico a la inclusión

El Área de apoyo específico a la inclusión está orientada a la identificación, evaluación y respuesta a los trastornos del neurodesarrollo que derivan en necesidades educativas especiales y apoyos de alta intensidad. El área está constituida por las siguientes especialidades:

  • Accesibilidad sensorial: asesoramiento y colaboración en la detección, diagnóstico y respuesta a las necesidades específicas de apoyo educativo derivadas de barreras sensoriales (auditivas y visuales).

  • Trastornos del comportamiento y el desarrollo personal: asesoramiento y colaboración en la identificación, diagnóstico y respuesta a las barreras al aprendizaje y la participación derivadas de trastornos del comportamiento y el desarrollo personal.

  • Trastornos del desarrollo intelectual (DDI) y del espectro del autismo (TEA): asesoramiento y colaboración en la identificación, diagnóstico y respuesta a las barreras al aprendizaje y la participación derivadas de trastornos del desarrollo intelectual y del espectro del autismo.

  • Trastornos del desarrollo motor y afecciones médicas asociadas: asesoramiento y colaboración en la identificación, diagnóstico y respuesta a las barreras al aprendizaje y la participación derivadas de trastornos del desarrollo motor y de otras afecciones médicas asociadas relacionadas con él.

A esta área le corresponden las siguientes funciones

  • Colaborar con los equipos de orientación psicopedagógica en la identificación y la evaluación de las necesidades específicas de apoyo derivadas de barreras sensoriales, motoras, cognitivas y psíquicas que requieran apoyos extensos o generalizados (alumnado con discapacidad intelectual severa, moderada o leve, discapacidad motora, sensorial -visual y auditiva-, trastornos del espectro del autismo con discapacidad intelectual asociada de grado moderado o leve, trastornos graves de conducta, y otras comorbilidades asociadas).

  • Realizar la evaluación psicopedagógica, la propuesta de intervención y los apoyos necesarios para su implementación.

  • Orientar a las familias de este alumnado en la educación de sus hijos e hijas.

  • Asesorar en el desarrollo de los procesos de intervención, fomentando las estrategias que consideren la diversidad como el punto de partida de la programación de aula.

  • Proponer y asesorar, igualmente, en la utilización adecuada y flexible de los recursos personales específicos de apoyo.

  • Realizar los informes derivados de la valoración de las necesidades de apoyo y de la evaluación psicopedagógica, siempre que hayan sido realizados por las asesorías de esta área. Realizarán igualmente, las que, en el ámbito de su competencia y de conformidad con la normativa vigente, les demande la administración educativa.

  • Realizar el seguimiento del alumnado integrado en los Programas de Apoyo Intensivo y los Programas de Servicios Integrados, incluyendo el de Atención Temprana, siempre en colaboración con el profesorado consultor y orientador de los centros educativos.

  • Realizar, igualmente, el seguimiento de los Programas de Tránsito a la Vida Adulta.

  • Formar a los profesionales educativos docentes (Profesorado de Pedagogía Terapéutica y Profesorado de Audición y Lenguaje) en colaboración con el Área de apoyo general a la inclusión, y de los no docentes adscritos a los propios equipos específicos.

  • Asesorar y formar a los centros, a los equipos docentes y los servicios educativos sobre criterios organizativos y metodológicos que faciliten la atención de las necesidades del alumnado considerado.

  • Coordinar sus actuaciones con las asesorías del Área general de apoyo a la inclusión y del Área de estudios y programas integrados.

  • Coordinar, sistemáticamente, sus actuaciones con otros agentes comunitarios, del sistema social y sanitario que estén interviniendo de manera simultánea con el alumnado.

  • Participar como consultores, en su caso, en el Equipo de Valoración de Atención Temprana (EVAT), correspondiente a su ámbito territorial, así como realizar el seguimiento del alumnado con trastornos del neurodesarrollo que deriven en necesidades educativas especiales y apoyos de alta intensidad y que se encuentre integrado en este Programa.

  • Disponer de un control sistemático de las actuaciones realizadas en el marco de su actividad profesional con el fin de facilitar el propio desarrollo profesional y poder aportar experiencia y propuestas de mejora en los procesos de asesoramiento.